relajación

La relajación es tan importante en nuestro día a día como el consumir agua, porque ésta nos brinda tranquilidad física y emocional. En un mundo donde la ansiedad está presente en nosotros decidimos recomendarte técnicas para una relajación efectiva. 

Relajación muscular

Se trata de aprender a disminuir la tensión muscular realizando ejercicios de tensión, poco intensos y breves . Es importante identificar el lugar donde tienes la tensión para así eliminarla.

¿Cómo se hace? El primer paso es contraer y relajar los músculos de la cabeza a los pies. Comienza por la cara, el cuello y los hombros que se tensan y destensan tres veces en este orden: frente, ojos, nariz, boca, lengua, mandíbula, labios, cuello, nuca y hombros.

Después se contraen brazos y manos, se estiran las piernas. Este proceso debes hacerlo en cada parte de tu cuerpo hasta llegar a los pies. 

En el segundo paso repasa mentalmente cada una de las partes del cuerpo trabajada para sentir cómo se han relajado. El tercer paso que suele ser el más complicado se trata de lograr que afloren en la mente los pensamientos relajantes. De esta manera podrás evocar la calma y la tranquilidad desde el interior.

Visualización positiva

Otra técnica de relajación efectiva es concentrarte en imágenes positivas y agradables, lo que nos lleva a recrear situaciones que nos gustaría vivir o recordando momentos felices del pasado. Esta es una forma de meditación tradicional pero que recurre a la imaginación.  

Sonreír 

La liberación de dopamina, endorfina y serotonina contribuyen a la relajación. Estas biomoléculas relajan el cuerpo, reducen el ritmo cardíaco y disminuyen la tensión arterial. Las endorfinas contribuyen a calmar el dolor y la serotonina actúa como antidepresivo. 

La relajación está en tus manos solo debes usar estas técnicas y verás que podrás calmar los latidos de tu corazón, disminuir la presión arterial y la respiración pausada.