¿Para qué?

¿PARA QUÉ?, HAZTE ESTA PREGUNTA

El día a día nos lleva a todos como verdaderos robots y si nos paramos a pensar, muchas de las tareas que hacemos en nuestro día a día las tenemos automatizadas y, a lo mejor, desde hace mucho tiempo. Así que ni nos planteamos PARA QUÉ estamos haciendo esa tarea. Fíjate que te digo PARA QUÉ y no POR QUÉ. La diferencia está en que la pregunta POR QUÉ, te lleva a justificaciones y, sin embargo, la pregunta PARA QUÉ te lleva a un motivo, a una finalidad última.

 

EJERCICIO RECOMENDADO:

Si haces el ejercicio diario de preguntarte PARA QUÉ realizas cada tare, te puedes encontrar básicamente con dos situaciones:

  1. Tienes una respuesta clara, por lo cual, tienes una motivación para continuar con ello.
  2. No tienes respuesta, entonces no tienes la motivación necesaria y tienes dos opciones:
    • o bien, puedes modificar la tarea para que tengas la motivación que necesitas,
    • o bien pregúntate seguidamente, ¿Qué es lo peor que podría ocurrir si dejaras de hacer esa tarea? ¿Lo puedes asumir?

Este ejercicio aplica tanto para ocupar tu tiempo en tareas que verdaderamente son importantes para ti, para alcanzar tus objetivos y para encontrar la motivación que de vez en cuando podemos perder a la hora de realizar tareas y poner nuestro esfuerzo en ellas. Si te interesa el tema de la motivación, este libro te puede interesar Coaching Personal Autoaplicado

 

PUEDO AYUDARTE